top of page
  • Foto del escritorDr. David Figueroa

Cuidado y Limpieza de Oídos: Consejos de cómo limpiar los oídos para una audición saludable.

Actualizado: 12 feb

Los oídos son una parte fundamental de nuestro sistema sensorial y su cuidado adecuado es esencial para mantener una buena salud auditiva. La limpieza de los oídos es una práctica común, pero es importante abordarla con cuidado para evitar posibles daños. En este artículo, exploraremos cómo limpiar los oídos correctamente y qué precauciones debemos tomar para proteger nuestra audición.


Es importante tener nuestros oídos limpios, pero también es importante limpiarlos correctamente para evitar lastimarlos.
Es importante tener nuestros oídos limpios, pero también es importante limpiarlos correctamente para evitar lastimarlos.

¿Por qué es importante tener los oídos limpios?


Antes de adentrarnos en los métodos de limpieza, es crucial comprender por qué es importante mantener nuestros oídos limpios. Los oídos producen cera de forma natural para atrapar partículas de polvo y microorganismos, evitando que lleguen al tímpano. Sin embargo, en algunos casos, esta cera puede acumularse en exceso, causando molestias o afectando la audición. Es en estos momentos cuando la limpieza de oídos se vuelve necesaria.


Cómo limpiar los oídos correctamente


1. No uses hisopos o cotonetes de algodón en oído: Aunque es tentador introducir hisopos de algodón en los oídos para limpiar la cera, esto puede empujarla más hacia el canal auditivo, provocando una obstrucción. Además, los hisopos pueden causar lesiones si se introducen demasiado profundamente.


El uso de hisopos de algodón o "cotonetes" no es recomendado para la limpieza de los oídos
El uso de hisopos de algodón o "cotonetes" no es recomendado para la limpieza de los oídos

2. Utiliza soluciones de limpieza específicas: Puedes adquirir soluciones de limpieza de oídos en la mayoría de las farmacias. Estas soluciones suelen contener peróxido de hidrógeno o aceite mineral, que ablandan la cera para facilitar su eliminación.


3. Irrigación o enjuague con agua tibia: Una técnica segura para eliminar el exceso de cera es la irrigación con agua tibia. Puedes hacerlo en casa utilizando una pera de goma o irrigadores específicos para oídos. Inclina la cabeza hacia un lado y suavemente irriga agua tibia en el oído para aflojar la cera.


Consultar a un médico especializado es lo ideal cuando tenemos algún problema de tapón de cera o auditivo (hipoacusia). Un enjuague con agua tibia puede ayudar a resolver un problema de tapón de cera o algún objeto extraño.
Consultar a un médico especializado es lo ideal cuando tenemos algún problema de tapón de cera o auditivo (hipoacusia). Un enjuague con agua tibia puede ayudar a resolver un problema de tapón de cera o algún objeto extraño.

4. Consulta a un médico: Si tienes acumulación severa de cera o experimentas pérdida de audición, es aconsejable consultar a un profesional de la salud auditiva. Los especialistas pueden realizar limpiezas más profundas y seguras.


¿Qué evitar cuando me limpio los oídos?


1. Hisopos de algodón en el canal auditivo: Como se mencionó anteriormente, el uso de hisopos de algodón en el canal auditivo puede empujar la cera más hacia adentro, causando obstrucciones y posibles lesiones.


2. Objetos extraños: Evita introducir objetos extraños, como clips, alfileres o llaves, en tus oídos. Estos objetos pueden dañar el tímpano y aumentar el riesgo de infecciones.


Evita introducir todo tipo de objetos extraños al oído, estos pueden lastimar el canal auditivo o empujar la cera hacia adentro y provocar un bloqueo.
Evita introducir todo tipo de objetos extraños al oído, estos pueden lastimar el canal auditivo o empujar la cera hacia adentro y provocar un bloqueo mayor.

3. Demasiada frecuencia en la limpieza: Limpiar los oídos con demasiada frecuencia puede eliminar la cera necesaria para proteger el oído. La limpieza excesiva puede llevar a sequedad, picazón y aumentar el riesgo de infecciones.


4. No usar soluciones específicas: Al limpiar los oídos, evita el uso de agua del grifo o jabones, ya que pueden secar la piel del canal auditivo y causar irritación.


Ante cualquier duda o sensación de un objeto extraño, pérdida de audición o de un tapón de cera, consulta un médico otorrinolaringólogo para un diagnóstico adecuado.

35 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page